martes, 11 de marzo de 2014

Personajes imaginarios, hoy, Mario

Un niño, un reloj y una historia, esta vez de la mano de Mario que nos regala una moraleja interesante, una pequeña lección que a veces olvidamos.



1 comentario:

  1. Hola Mario! ¿me puedes decir la hora?- saludó y preguntó Anónimo.
    Hola Anónimo, no puedo, no llevo reloj- contestó Mario.
    Pero si te habían regalado uno- añadió Anónimo.
    Lo dejé no se dónde porque no me gustaba- le dijo Mario
    Pues me quedo con las ganas de saber si llegaré tarde- comentó Anónimo.
    Lo siento, espero que no te castiguen- se disculpó Mario..,

    Ahora léelo de nuevo pero omite la segunda parte de las frases; léelo sin lo que hay después de los guiones. ¿Se entiende igual? Claro! por que has introducido a los personajes en las primeras frases. No necesitamos aclarar en cada frase quién la ha pronunciado y hace la lectura más ágil.
    Prueba a hacerlo con tu cuento y decide cómo te gusta más. No digo que mi propuesta sea mejor; te propongo el ejercicio y que seas crítico con tu trabajo.

    A lo mejor llevas un escritor dentro de ti y va llegando el momento de sacarlo fuera. A mí tu cuento me ha gustado. Un saludo!

    ResponderEliminar